Despido por necesidad de la empresa

1. DESPIDO POR NECESIDAD DE LA EMPRESA

Causal de despido que tiene su fundamento en el cambio de las condiciones del mercado y/o la racionalización o modernización de la empresa. Es una de las causales que otorga indemnizaciones a las y los trabajadores al momento de su despido. Recuerda que no todas las causales otorgan indemnizaciones.

2. INDEMNIZACIONES

Si te despiden por esta causal, tienes derecho a las siguientes indemnizaciones:

Indemnización sustitutiva de aviso previo (mes de aviso previo). Indemnización que opera cuando el empleador no da aviso con 30 días de anticipación.

Indemnizaciones por año de servicio. Esta indemnización opera cuando llevas más de 12 meses trabajando en la empresa.

Feriado anual o proporcional. Son las vacaciones que acumulaste y no usaste. Si llevas menos de un año son proporcional, si llevas más de un año, son anuales (15 días). Recuerda, las vacaciones no se pierden.

3. DEMANDA POR DESPIDO INJUSTIFICADO O INDEBIDO

La causal de despido por necesidades de la empresa no es una causal que permita al empleador despedir PORQUE SÍ a las/los trabajadores. Por lo tanto, nuestra legislación (leyes) castigan al empleador que hace un mal uso de esta causal.

En este sentido, la carta de despido juega un rol fundamental a la hora de ejercer tus derechos, toda vez que, es en este documento donde el empleador debe argumentar los hechos que motivaron al despido.

Así las cosas, si la carta de despido es genérica o una copia textual del Código del Trabajo, será un mal despido y podrás demandar obteniendo los siguientes recargos:

  • Incremento en un 30% de tu indemnización por años de servicio.
  • Restitución de los fondos de tu AFC. Esto es discutido por la jurisprudencia (fallos de los tribunales de justicia).
4. Licencia médica

La ley es clara, no te pueden despedir por la causal de necesidades de la empresa si estás con licencia médica. En el caso que tu empleador te despida por esta causal, el despido es injustificado y proceden los incrementos descritos anteriormente.

5. JURISPRUDENCIA

REQUISITOS Y FORMALIDADES DE LA CARTA DE DESPIDO, CARTA GENÉRICA Y AMBIGUA:

“(…) Conforme a estas disposiciones, ambas contenidas en el título V del Código del Trabajo, “De la determinación del contrato de trabajo y estabilidad en el empleo”, para acreditar el empleador que el despido efectuado es justificado, debe existir la carta de aviso debidamente notificada al trabajador y, en ella, debe expresar con precisión la causal de cese del vínculo laboral junto con los hechos en que la funda, circunstancias fácticas que deberá acreditar en el juicio, y que resguardan además el debido proceso, pues son tales formalidades las que garantizan la posibilidad de impugnación por el trabajador ante el órgano judicial competente de dicha decisión” (Considerando 6°). “Que en este contexto la carta de despido enviada por el recurrente, aparece insuficiente para estimar que reúne los requisitos mínimos de idoneidad para entender que el actor haya conocido los motivos de su desvinculación, considerándola excesivamente genérica y ambigua en su contenido, lo que impide que el trabajador pueda conocer al momento de su separación del empleo las motivaciones reales de la misma, permitiéndole preparar las objeciones que le reconoce el artículo 168 del estatuto laboral, si considera que dicha aplicación es injustificada, indebida o improcedente”. CORTE DE APELACIONES DE SAN MIGUEL, ROL NÚMERO 36-2021. RECURSO DE NULIDAD. RECURSO RECHAZADO.

REQUISITOS DE LA CARTA DE DESPIDO, CAUSAL Y HECHOS:

“Que en relación con esta causal de nulidad es necesario advertir que el tribunal del grado consideró injustificado el despido del trabajador porque la carta de despido no indicó con la necesaria y debida precisión el hecho que constituiría la causal, ni tampoco la causal precisa (artículo 160 n 1 del Código del Trabajo) por la que se le ponía termino al contrato de trabajo”. CORTE DE APELACIONES DE SANTIAGO, ROL NÚMERO 1073-2020. RECURSO DE NULIDAD. RECURSO RECHAZADO.

IMPROCEDENCIA DEL DESCUENTO DEL APORTE DEL EMPLEADOR A AFC SI EL DESPIDO POR NECESIDADES DE LA EMPRESA ES DECLARADO INJUSTIFICADO.

«Por consiguiente, tanto la indemnización por años de servicio como la imputación de la parte del saldo de la cuenta individual por cesantía, constituyen un efecto que emana de la exoneración prevista en el artículo 161 del Código del Trabajo. En consecuencia, si el término del contrato por necesidades de la empresa fue considerado injustificado por la judicatura laboral, simplemente no se satisface la condición, en la medida que el despido no tuvo por fundamento una de las causales que prevé el artículo 13 de la Ley N.º 19.728. Adicionalmente, el considerar la interpretación contraria podría importar un incentivo a la invocación de una causal errada, validando un aprovechamiento del propio dolo o torpeza, por cuanto significaría que un despido injustificado, en razón de una causal impropia, produciría efectos que benefician a quien lo practica, a pesar que la sentencia declare la causal improcedente e injustificada. En efecto, mal podría validarse la imputación a la indemnización si lo que la justifica ha sido declarado injustificado, entenderlo de otra forma tendría como corolario que declarada injustificada la causa de la imputación, se otorgara validez a la consecuencia, logrando así una inconsistencia, pues el despido sería injustificado, pero la imputación, consecuencia del término por necesidades de la empresa, mantendría su eficacia”. CORTE SUPREMA, ROL NÚMERO 138605-2020. RECURSO DE UNIFICACIÓN DE JURISPRUDENCIA. RECURSO RECHAZADO.

LA CARTA DE DESPIDO POR NECESIDADES DE LA EMPRESA DEBE PRECISAR LOS MOTIVOS DE LA DESVINCULACIÓN DEL TRABAJADOR:

«En la especie, la carta de despido no logra satisfacer tal exigencia, pues no precisa los motivos de la desvinculación que se comunica al actor, en términos que permitan a su destinatario conocer porqué la empresa se ha visto “en la obligación de racionalizar y suprimir cargos”, o en qué consiste “la necesidad de readecuar sus actuales recursos” en el área en que el demandante prestaba sus servicios y que llevaron indefectiblemente a prescindir de éstos. No se pretende que el empleador entregue todo un análisis de las condiciones del mercado y el impacto en su empresa ni que proporcione datos reservados o sensibles que puedan afectar su competitividad, pero sí al menos que suministre una descripción somera que permita al trabajador —o al letrado que lo asesore— estar en condiciones de ponderar la procedencia o legitimidad de la causal que se ha invocado. […] no es efectivo que tratándose de esta causal de despido, las obligaciones del empleador que han debido quedar plasmadas en la comunicación de despido se reducen a las dos que postula el recurrente y que fueran reseñadas en el considerando primero. En efecto, el inciso cuarto del artículo 162 del Código del Trabajo utiliza la expresión “además” para aludir a tales obligaciones que, por ende, son adicionales a las de expresar la causal invocada y los hechos en que se funda”. CORTE DE APELACIONES DE SANTIAGO, ROL NÚMERO 2646/2018.

NO SE CONFIGURA LA CAUSAL DE NECESIDADES DE LA EMPRESA SI LA CARTA CONTIENE HECHOS GENÉRICOS E IMPRECISOS:

“[…] la carta de aviso de término de contrato incorporada a la audiencia de juicio y descrita en el motivo octavo de este fallo, da cuenta que el empleador invoca las necesidades de la empresa, establecimiento o servicio, para justificar el despido de la actora, señalando, en la especie, como hecho fundante de la causal invocada, el que sigue: “La causal invocada se funda en el hecho de que, el área en la cual usted se desempaña se está reestructurando, atendiendo al proceso de modernización iniciado en la empresa y requerido por el mercado en la cual ésta funciona, cambios que ya habían sido notificados con anterioridad a los trabajadores de su área y de la empresa”. […] se advierte falta de precisión en los hechos que dan contenido a la causal legal invocada, toda vez que, en primer término, se advierte que la misiva en comento se limita a indicar que la aplicación de la referida causal se configura, por cuanto el área en la cual el actor se desempaña se está reestructurando y, hace consistir la reestructuración en un proceso de modernización iniciado en la empresa y requerido por el mercado en la cual ésta funciona.

Pues bien, del análisis de la comunicación de desvinculación en cuestión, se advierte que, no se indica cuál es el área en que se desempeñaba el actor, habida consideración que si bien refiere que la reestructuración alegada, consiste en un proceso de modernización iniciado en la empresa y requerido por el mercado en la cual ésta funciona, no se especifica cuáles serían las medidas de modernización y los requerimientos que exige el mercado para tomar tan drástica medida ni las eficiencias que se pretende obtener ni tampoco en relación a lo mismo, describe las funciones desarrolladas por la demandante con ocasión de su cargo, limitándose a argumentar de manera genérica sin especificación de hechos concretos, precios y objetivos como lo exige la causal de necesidades de la empresa invocada. […] La carta en cuestión, a juicio de esta sentenciadora, no cumple con la exigencia establecida en el inciso primero del artículo 162 Código del Trabajo, en cuanto a la indicación de los hechos fundantes de la causal invocada, como se dijera en el motivo anterior, pretendiendo a través de la prueba instrumental y el libelo de contestación subsidiar los hechos no especificados en la carta de desvinculación, como se aprecia de la sola lectura de la misiva en comento, toda vez que, la carta no se basta a sí misma, en términos ya señalados. PRIMER JUZGADO DE LETRAS DEL TRABAJO DE SANTIAGO, RIT O-2744-2015.